martes, octubre 13, 2009

Diputado le recuerdo que esto nació como Far west

Tengo unas ganas de narrar la historia de nuestra región y Temuco, en formato comic, al investigar y estudiar te encuentras con historias notables, que te hablan de una época sacada de película del viejo oeste americano, cambia por supuesto la geografía, a propósito de ese titulo de “Solo falta Clint Eastwood” en el que se parodia la acusación del Diputado Enrique Estay y los atentados recientes en carreteras, y que el acusa “la región se esta volviendo un Far West” , fue divertido y muy a lugar el comentario.

Al escuchar historias de los mayores, no se puede evitar traer imágenes sorprendentes a la mente, Don Daniel Rodríguez quien durante años fue director del liceo de hombres A – N°28, hoy Pablo Neruda, nos contaba como llego su padre a la región en esos tiempos la zona era asediada por maleantes y bandoleros, el ejercito tubo que enviar un contingente considerable a poner orden, entre esos soldados llego su padre y conoció a su madre arriba en la cordillera, y así la historia sigue.

Esta idea de que nuestra región se transforme en un Far West no es nueva, en la práctica lo fue, otra pequeña historia en una comunidad mapuche de Chol chol, llamada “Malalche” que en mapudungun significa “corral de personas”, el lonko de la comunidad Manuel Cayul relata que justamente en estos años de mucha dureza por la falta de leyes (el Ad Mapu, la ley mapuche ya no tenia ninguna validez y las leyes de Chile aun no se establecían y las comunidades se llamaban “reducciones” nombre correcto), para poder sobrevivir al pillaje debieron encerrarse y agruparse abandonando grandes extensiones de tierras que el titulo de merced entregado por el ejercito les había reconocido, estas tierras mas tarde fueron inscritas por un colono particular Chileno, en esta época los jueces de indios que tenían que velar para evitar los abusos cometidos hacia los mapuche (2 para toda la región, recordemos que no existía ninguna red vial), los jueces no asistieron a los reclamos, hoy tales tierras están en manos de una Forestal vendidas por el oscuro “Domingo Duran”, esa memoria es viva en nuestro pueblo y esa memoria es viva en otra gente, como Don Daniel Rodríguez son dos perspectivas de una misma época e historias de un mismo territorio.

¡La memoria oral en la cultura Chilena prácticamente no existe!, ¿la memoria escrita?, “pero si en Chile nadie lee”, y los encargados de instruir de entregar las claves del conflicto como el Diario Austral están presos de los grandes intereses forestales, los otros medios incluso los regionales electrónicos, están mas preocupados de capturar las publicidades que entrega el estado o alguno que otro privado, mejor ni comprometerse en pisar callos.

La historia de la propiedad en la región es muy reciente cualquier persona de 70 u 80 años recuerda a Temuco como un caserío, lo mismo las otras localidades, todos los estudios urbanos dicen que luego del terremoto del año 60´s, cambio la geografía física y humana, grandes migraciones se produjeron.

En Santiago la capital más del 60% del crecimiento de la ciudad corresponde a esta época, es decir Santiago como lo conocemos hoy no tiene más de 100 años nuestra capital regional crece explosivamente en los años 90´s.

¿De que Bicentenario me hablan?, lo que se celebra es una junta de Gobierno que jura seguirá besándole las patas al Rey de España y no a Napoleón, 8 años mas tarde luego de una guerra civil (les recuerdo que España jamás mando un pelele a defender sus colonias, y la guerra fue entre patrones usando sus gañanes) se declara la independencia real, nuestra región tiene mucho que contar de este periodo.

La corona española reconoce la soberanía de los mapuches y mediante tratados se comprometen en auxilio mutuo en caso de amenaza (los mapuches cumplieron su parte), consta en la historia que conventos completos de la ciudad de Concepción se internaron en territorio mapuche en busca de auxilio y protección invocando tales tratados, la iglesia como institución de aquella época se cuadro con los “realistas”, Camilo Henríquez era un cura “rojo” y casi al margen de la institución, hoy la iglesia lo presenta casi como la postura oficial que los representaba, ¿alguna reflexión de estos hechos?,ni Piñera el candidato de la oposición argumenta tales cosas, solo se limita a decir: “El verdadero Bicentenario es el 2018”, mas por un afán oportunista (en su interior se ve gobernando en estas fechas realmente).

Doscientos años en nuestra región una idea difícil de sostener, muchas familias mapuche recuerdan las relaciones de poder que manejaba de épocas pre-chilenas con orgullo, también recuerdan como entro el ejercito a la región y como todo cambio, ¿como podría entender esto el ciudadano común que ni siquiera sabe donde esta Elisa?

Hoy por hoy desde la prensa oficial (esa que nos informa) a los mapuche se les exige que si quieren que se les “regale tierras”, deben al menos presentar una propuesta productiva. El consejo de comunidades Mapuche de Maquehue lleva un largo camino de trabajo con el Gobierno regional para recuperar una expropiación que data de 1906 y 1928 el trabajo plantea recuperar y dar un destino, en forma de un centro que acoja las propuesta productivas y culturales de los mapuche no solo del sector Maquehue si no de toda la región.

Además ya que existe mucho apetito inmobiliario por el terreno, que cualquier propuesta en tal sentido reconozca a los legítimos propietarios y los incluya en las ganancias y propuesta urbanizadora, ya podemos ver a los especuladores de tierras en acción, presionando, sobornando, para desconocer cualquier avance y trabajo.

Esta idea de Clint Eastwood es muy atingente, recuerdan sus películas el estaba de parte de los desposeídos, los maltratados, “el bandolero justiciero”, al menos recuerdan sus películas.

Les cuento si hubo un Clint Eastwood en nuestra región a principios del siglo XIX, le robaba a los ricos para darles a los pobres, fue fusilado por el ejército de ocupación, y hoy es una afamada animita en el cementerio general de Temuco, todas historias maravillosas, que tienen nombres y apellidos, que hablan de nobleza y bajeza, de injusticias, saqueos y robos.

Es curioso como los apellidos de los abusadores, de los especuladores se repiten, hasta ahora solo los mapuche recuerdan, son los guardianes de lo que otros se esfuerzan en borrar.


Pedro Melinao Canales.





1 comentario:

Fiestoforo dijo...

Excelente artículo y muy buena la caricatura. Abordas muchos temas lo que da cuenta de lo diverso y variado que es la cultura e historia mapuche. ¿Quién es ese Joaquín Murieta o Lampião mapuche?
Salud
F.